Swingers y doble moral

¿Eres swinger? ¿Has practicado alguna vez el sexo en grupo? ¿Le has sido infiel a tu pareja? Son preguntas que me vienen a la cabeza después de algunas observaciones. Curiosa la doble moral que nos caracteriza. ¿Cuántas personas conocéis que les son infieles a sus parejas?

Para el que no lo sepa un swinger es aquel que  vive las relaciones sexuales de una forma amplia. Este término siempre lo veremos asociado a los clubs de intercambio de pareja. En ellos puedes dar rienda suelta a tu imaginación, desde practicar sexo con otras personas ante tu pareja o solo con ella por el mero placer de que te miren. Conozco una chica que suele frecuentarlos con su pareja, la que a su vez está comprometida con otra persona. ¡Guau! De un tirón nos encontramos a dos swingers, que han practicado sexo en grupo en más de una ocasión y uno de ellos es infiel.

¿Por qué extraña tanto? Cada vez hay más clubs de este tipo. A voz de pronto y de forma rápida he contado siete clubs en la isla de Mallorca y me consta que de forma bastante habitual se realizan fiestas y encuentros un poco más privados en casas. Si tenemos en cuenta que en Estados Unidos hay unos cuatrocientos swinger clubs y en Europa unos seiscientos, nuestra cifra no está nada mal.

Hace un rato comentaba, por teléfono, con una amiga lo difícil que nos resulta hablar de según que cosas y el sexo y la sexualidad. Hablábamos de la doble moral. No quiero criticar a nadie pero en el fondo vamos de muy liberales y en el momento de la verdad nos cuesta mucho. Nos ponemos nerviosos y la respuesta más sencilla es un NO.

Me parece maravilloso que existan locales a los que puedas ir para mantener relaciones con otras personas. Esto garantiza una seguridad y una salubridad que seguramente de otra manera sería mucho más cuestionable. Y se establecen vínculos entre los asistentes, no debemos olvidar que no deja de ser un club social. Mi amiga me cuenta que ya conoce a varias de las parejas y eso mismo hace que sea muy jovial.

Por lo que parece somos una comunidad, la balear, bastante activa sexualmente. Somos los más promiscuos del Estado, donde tenemos la tasa más alta de divorcio, duplicamos también el número de seropositivos, este último dato es el que más preocupa. ¿No tenemos suficiente información? Practicamos mucho sexo pero nos resulta más que difícil contarlo ¿Corremos riesgos innecesarios por falta de comunicación?

Solo se de una pareja que acude al club de intercambio, pero conozco varias personas que practican de manera medio habitual los tríos u orgías. Conozco muchos promiscuos, con pareja y sin ella y a muchas otras comprometidas que tienen su amante o amantes. Respeto a los infieles, sus motivos tienen o tendrán. Me quejo, como le trasladaba a mi amiga, de la doble moral.

Precisamente los swingers no son infieles, usando el término “infiel” en este caso como “engaño”, no engañan a sus parejas, acuden con ellas. Me resulta molesto saber y ver que hay personas que hacen según que cosas que critican o peor es aquel que es incapaz de reflexionar sobre lo que está pasando en su vida. Somos todos políticamente correctos, siempre tenemos claro el límite entre lo decoroso y lo indecoroso. Sobretodo si es cuando hablamos de los vecinos o cuando nos exponemos a que nos juzguen a nosotros.

Esta entrada es fruto de ese sentimiento que tengo de doble moral, supongo que es difícil escapar de ello. Lo hemos mamado, está en la sociedad desde hace mucho tiempo. Como me ha recordado mi amiga, pertenecemos a la primera generación que hemos recibido una charla de sexualidad, ¿por qué te extrañas tanto cuando alguien no acepta hablar de sexo? He asentido, tiene razón. Sin ir más lejos yo misma me he visto en alguna situación en la que me ha sorprendido mi primera reacción más conservadora, por miedo a lo desconocido. Por fortuna, he podido enfrentarme a ellas, hablando, trasladándoselas a alguien, casi siempre a ella.

Ese es el truco, pensemos, meditemos, hablemos… Entre todos, todo será mucho más sencillo. Seamos swingers, o no. Seamos promiscuos, o no. Pero no nos engañemos, seamos fieles a nosotros mismos, luchemos contra esa doble moral. 

Esta entrada fue publicada en Experiencias Personales, Prácticas sexuales, Sexualidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Swingers y doble moral

  1. jessi dijo:

    Hola estoy de acuerdo con esta reflexion, no hay engaño si los dos estan deacuerdo. Nunca hemos estado en ningun club de swingers,por eso tengo una pregunta.mi pareja y yo siempre estamos haciendo el amor,lo q mas hemos tardado de un coito al otro es maximo de dos dias.habemos pensado de hacer un trio con una mujer.en estos clubs esta esta opcion?muchas gracias

    • vivelsexo dijo:

      Hola Jessi!! En los clubs de intercambio tienes muchísimas opciones. Es cuestión de que vosotros tengáis claro qué es lo que queréis e ir a uno a ver cómo os sentís y si conocéis a alguien, en este caso una mujer, para poder compartir la experiencia. Libertad total y mucho respeto. Gracias por tu comentario :) Si finalmente vais y quieres compartir la experiencia, estaremos encantados!!

  2. Antonio dijo:

    Lo de “a voz de pronto” m’ha encantao ;)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s